Diferencia entre oftalmólogo y optómetra,

un trabajo mancomunado

 

 

Natalia Pepermans
Jefe de Prensa

DRA. CAROLINA URIBE
Optómetra

 

 

La urgencia por resolver los problemas de la vista lleva, en ocasiones, a cometer algunos errores. Uno de los más habituales es la solicitud de medicamentos o recetas por internet, o a acudir a centros en los que no se cuenta con los especialistas adecuados. Si bien es cierto que los avances tecnológicos y el internet (al alcance de todos),  acercan infinidad de posibilidades, es necesario que cuando se trata de la salud visual, los pacientes puedan acudir a un profesional. Pero, ¿a quién consultar:  una óptica,  un médico,  un oftalmólogo o un optómetra?  Daremos un buen uso a esta posibilidad que nos brinda la comunicación tecnológica y, en este artículo, te ayudaremos con estas preguntas tan tediosas, determinando la diferencia entre oftalmólogo y optómetra, de la mano de la Dra. Carolina Uribe, quien está especializada en optometría para niños y adultos.

Comprar gafas o lentes no debe ser un trámite.

Es muy contradictorio que, estando en una sociedad tan avanzada en cuanto a medicina y tratamientos médicos, las personas busquen soluciones rápidas y al paso, cayendo en ofertas de productos en internet, en la calle y en algunas ópticas. Sin embargo, así sucede en algunas oportunidades. El problema es mucho más delicado de lo que se conoce, porque la salud visual va mucho más allá de los problemas estéticos. Cuando las dificultades en la vista no son tratadas a tiempo, pueden empeorar o derivar en enfermedades aún más complejas, como ceguera, glaucoma o retinopatía diabética. Toda persona, necesita controles de visión por lo menos una vez al año. Si se presentan síntomas que indiquen algún tratamiento, es fundamental la indicación de un especialista. Así como para cualquier enfermedad que pueda sufrir un paciente, es importante que se trate con total responsabilidad y profesionalismo.  Las gafas no son productos que pueden comprarse en supermercados y, si bien existen hoy en día gran variedad de formatos y armazones, es vital que la salud se ponga siempre adelante de la estética. En cuyo caso, primero consulte a un optómetra, solo un profesional puede ofrecerle la garantía de un tratamiento adecuado, y luego, elija el diseño que más le guste.

Sutil diferencia entre oftalmólogo y optómetra  

Ya una vez en claro que es importante acudir a un especialista, antes de adquirir gafas o lentes de contacto, identificamos cuáles son las diferencias entre un médico oftalmólogo y un optometrista. En principio debemos destacar que, ambas son una especialidad médica y requieren de una capacitación adecuada. La acreditación y habilitación para ejercer sus prácticas, se logra con una carrera de estudios universitarios. De modo que quien cuide el estado de salud de sus ojos será un profesional debidamente cualificado. Los oftalmólogos y optómetras, trabajan de manera conjunta en aquellos casos en los que se requiera un tratamiento para mejorar la visión. Por lo tanto, más que diferencia entre oftalmólogo y optómetra, debemos definir las funciones que cada uno cumple dentro de un sistema sanitario.

¿Qué es y cuándo acudir a un oftalmólogo? 

Un médico oftalmólogo es un especialista dedicado a la salud ocular en todo su contexto. Se encarga tanto del diagnóstico, como del tratamiento  y el control de numerosas patologías o enfermedades que pueden producirse en los ojos, los párpados, lagrimales y todos los músculos que intervienen en este órgano.

Si es necesario que se realice un diagnóstico, prescripción o lentes de contacto o anteojos, es posible que el oftalmólogo indique la intervención de un optómetra.

Es importante destacar que la visión es la segunda discapacidad más importante, luego de la motriz.

Por lo tanto, se puede acudir a un oftalmólogo en los siguientes casos:

Ante un accidente que involucre la zona ocular
Cuando los ojos se ven hundidos o los párpados caídos
Cuando las órbitas oculares se encuentran sobresalidas de la estructura ósea— Cuando se evidencia un lagrimeo excesivo
Si se padece de alguna enfermedad que pueda afectar la zona ocular, como la diabetes, la hipertensión o el tabaquismo.
Ante la presencia o antecedentes familiares de cataratas
Cuando hay irritación o picazón ocular permanente
Dolores de cabeza, molestias o falta de concentración durante la lectura o frente a una pantalla, dificultad para concentrar la vista, cuando se confunden letras, colores u objetos.

¿Qué es y qué función cumple un optómetra? 

Los controles posteriores y los ajustes, así como también, el asesoramiento sobre el uso y el mantenimiento de los lentes, son fundamentales para los optómetras.

Es por estas razones, que es necesario que el paciente acuda a un optómetra, para que el tratamiento de sus enfermedades visuales sea el adecuado, llevando al fin de cuentas, a mejorar la calidad de la visión y hasta el nivel de vida. Es muy importante que los diagnósticos y la adaptación de los lentes, sean supervisados por un especialista para evitar deterioros, complicaciones y un mal uso de los mismos que puedan derivar en consecuencias graves.


La única diferencia entre oftalmólogo y optómetra es que el oftalmólogo puede tratar y realizar cirugías correctivas que deriven de una enfermedad o patología de los ojos, mientras que el optómetra se concentra en corregir problemas visuales a través o mediante la utilización de los puntos que delineamos a continuación:

Diagnóstico de capacidad visual, con equipos especializados en medición y detección de enfermedades de la vista
Prescripción y ajustes de lentes  gafas
Prevención de disfunciones visuales.
Análisis y control de regulación de graduaciones.
Propone y ejecuta tratamientos para astigmatismo, hipermetropia, miopia y/o presbicia
Puede brindar atención a los pacientes antes y después de una cirugía de la vista.

La importancia del optómetra para la salud visual

La diferencia entre oftalmólogo y optómetra no impide al paciente obtener un tratamiento adecuado, respecto a la necesidad de mejorar la visión. Sin embargo, si existen diferencias significativas entre acudir a un especialista en optometría y adquirir lentes por cualquier otro medio, como podría ser en una farmacia, o algunos sitios que cuentan con docenas de sucursales, en los que se le paga a los vendedores por la cantidad que vendan. A menudo, los pacientes piensan que, teniendo la receta de un oftalmólogo, las gafas o lentes de contacto estándar pueden adquirirse en cualquier sitio, sin embargo, te presentamos algunas razones por las que es claramente recomendable la experiencia de un optómetra para su adaptación.

Principales razones para consultar a un optómetra

La calidad: la calidad de los lentes estándar obtenidos, sin supervisión de un optómetra, suelen tener características deficientes. Esto, se debe a que los procesos de fabricación  son diferentes y deficientes, lo que no sucede con aquellos que son diseñados a medida del ojo del paciente.

Los anteojos de lectura que pueden conseguirse en medios masivos ya están graduados y por ello, es muy fácil que estos no se ajusten a lo que realmente se necesita, o simplemente, que no coincidan con la graduación exacta que requiera el tratamiento. Hay que tener extremo cuidado con esto, porque muchas veces empeora la condición visual del paciente.

Es posible que se necesite una graduación diferente para cada ojo, en cuyo caso es indispensable que se determine con exactitud la diferencia, ajustando el lente según la visión individual o el requerimiento visual de cada uno.

La distancia entre una pupila y la otra, es diferente en cada persona, por lo tanto es importante que se establezca cual es la indicada para cada paciente, solo de esta forma es posible adaptar las gafas a la necesidad particular. Esto es propio de un optómetra dedicado y responsable, que considere al paciente como una persona y no como un número.

El manejo, higiene, mantenimiento, control y adaptación de los lentes de contacto son fundamentales, no solo para que estos perduren, sino para que mantengan sus características cumpliendo la función que necesitan cumplir.

La atención de un optómetra también otorga garantías, por lo que si el lente no está cumpliendo con lo que se requiere, el optómetra indicará los ajustes que se necesiten, permitiendo, en definitiva, que el tratamiento sea el adecuado.

Al final de cuentas, ¿hay diferencia entre oftalmólogo y optómetra?  

Los médicos oftalmólogos y los optómetras, a menudo, trabajan de manera simultánea para tratar los problemas relacionados con el ojo, por ejemplo, luego de una cirugía. En este caso quien tiene la capacidad de realizar prácticas quirúrgicas es el oftalmólogo, sin embargo, luego de ella, durante el recuperatorio, el paciente puede necesitar un tratamiento con gafas o lentes, por lo que el especialista ideal a quien se debe acudir es el optómetra.

Es importante conocer que son dos profesiones que requieren de una preparación profesional previa tanto científica, como técnica y humana.

El optómetra realiza el examen primario de la visión, prescribe y controla las graduaciones de los tratamientos . En definitiva, el optómetra, puede realizar análisis general visual, en el cual se incluyen las pruebas cromáticas, exámenes de detección de estrabismo, evaluación de visión binocular, prueba de errores refractarios, corrección óptica, terapias visuales, prescripción y mantenimiento de lentes y anteojos.

No existe diferencia entre oftalmólogo y optómetra respecto a la experiencia que estos deben ser capaces de comprobar, para lograr que el paciente reciba el mejor tratamiento, es fundamental que ambos especialistas tengan no solo la habilidad requerida en cada práctica, sino también experiencia en el campo de la medicina que cada uno desempeñe. Respecto a esto último, es necesario también que cuando se presenten problemas de visión en niños se acuda a un optómetra pediátrico, por ser la atención especial en estos casos.

En conclusión  

Por todo lo mencionado es importante que, cuando de la salud visual se trate, se visite a un profesional idóneo, lo importante en estos casos es que la integridad de la vista de un paciente no debe ser expuesta a un tratamiento irresponsable. Las ofertas engañosas, la publicidad en general, las consultas y la prescripción virtual, no son medios aconsejables. Siempre es importante contar con el seguimiento profesional, para que el tratamiento  permita  mejorar y no empeorar la condición del paciente. Hay diferencia entre oftalmólogo y optómetra, sin embargo, ambos son profesionales cualificados que optarán por la derivación correspondiente del paciente, según el caso presentado.

Natalia Pepermans
Jefe de Prensa,
Dra. Carolina Uribe

.

Pregunte lo que desee o haga su cita aquí:


    * Campos Requeridos

    DATOS PERSONALES
    INFORMACIÓN REQUERIDA
    1. BogotaMedellinPereira
    AMPLIAR INFORMACIÓN
    1. Adjuntar Archivos

    .
    .</s

    .
    .