Natalia Pepermans
Jefe de Prensa del

Dr. Julio Gil Antorveza
Cirujano Plástico Certificado

 

Es una cirugía muy popular entre los pacientes que desean obtener un vientre plano y eliminar la flacidez y el exceso de piel en el abdomen. Existen numerosas técnicas quirúrgicas destinadas a mejorar el aspecto estético del cuerpo, pero la lipectomía es la única que permite eliminar la piel sobrante y las estrías.

Para la mayoría de los pacientes es importante la reducción del contorno del abdomen, aunque debido a diferentes causas.

Es aconsejada en hombres y mujeres que se han sometido a tratamientos de reducción de peso ya sea alimenticios, bajo control nutricional o quirúrgico, como lo son la banda gástrica o la cirugía de bypass gástrico.

También se obtienen excelentes resultados para recomponer el abdomen luego de un embarazo, donde los tejidos han perdido su elasticidad y tonicidad por el aumento de volúmen; o cuando el paso del tiempo provoca una barriga indeseada que no puede ser eliminada con ejercicio o dieta.

En el consultorio se presentan casos de problemas físicos, causados por el exceso de piel, pero los más comunes residen en una afección psicológica, provocada por la baja en el autoestima.

Los beneficios otorgados por la lipectomía

La preocupación más recurrentes es la de obtener un aspecto armónico y natural de la zona.

Uno de los beneficios importantes de la cirugía estética del abdomen, es la posibilidad de recomponer la zona umbilical. El Dr. Julio Gil realiza una reconstrucción de la zona permitiendo su reubicación y rejuvenecimiento (de ser necesario).

Si el abdomen ha sufrido un estiramiento incapaz de solucionarse bajo métodos naturales, la lipectomía permite eliminar la frustración de los pacientes al conseguir un abdomen plano, firme y un contorno estilizado de la cintura. Eliminando también las estrías ubicadas desde el ombligo hasta la zona intima.

Los pliegues sobrantes de la piel pueden ocasionar problemas médicos cuando son excesivos, tales como la formación de hongos o lesiones dérmicas. Generalmente éstos colgajos se producen tras la eliminación, por diversos métodos, de grasa localizada. La cirugía de reconstrucción abdominal permite solucionar, no sólo inconvenientes estéticos sino también afecciones de trastornos médicos.

Solución a la diástasis: la diástasis es la separación de los músculos en la línea media del abdomen. Ésta condición provoca que se reduzca la fuerza de la pared abdominal y se obtenga un abdomen flácido. Durante el procedimiento el especialista, determinará la reconstrucción del músculo, recuperando la tonicidad de la zona.

Los resultados obtenidos de una lipectomía son duraderos. El tiempo dependerá del cuidado del paciente de su nueva figura. Cabe mencionar que las fluctuaciones en el peso y el embarazo, son un factor fundamental para mantener el éxito del tratamiento. Si se lleva una vida activa y saludable los resultados de una cirugía de abdomen se prolongan por varios años.
 

La magia en la ciencia

Ante la ascendente demanda de cirugías estéticas, deben tratarse con mayor detalle los requerimientos de los pacientes, otorgando procedimientos completos destinados a cumplir con sus expectativas.  Es necesario que el paciente comprenda los resultados realistas que se pueden obtener de la cirugía. No es una intervención destinada a perder peso, el objetivo fundamental es modelar la zona abdominal. Los resultados se observan progresivamente.

La cirugía se realiza con anestesia general o regional con sedación, dependiendo del caso. Generalmente la cirugía toma 4 a 5 horas, luego que se disuelven los efectos de la sedación y se realizan los controles, el paciente retorna a su casa bajo indicación médica.

El período de reposo es de, aproximadamente, dos semanas; durante las cuales no se pueden realizar esfuerzos físicos.

Las cicatrices logran una evolución paulatina, llegando a su madurez en el período de un año, en el que logran un aspecto similar al del resto de la piel.

Los pasos de la intervención:

Se elimina toda la piel y grasa sobrante del abdomen  mediante el procedimiento de dermolipectomía.

De ser necesario, se reconstituye la pared abdominal, mediante la unión por sutura de los músculos.

Se realiza el cierre con sutura de la piel, produciendo su estiramiento.

Se procede con la neoumbilicoplastia o reubicación del ombligo.

Lipectomía al mejor precio

En promedio el precio de una cirugía de reconstrucción del abdomen está entre los $9.000.000 pesos colombianos hasta $10.500.000 pesos colombianos, incluyendo exámenes de laboratorio a domicilio, consulta con el Dr Gil y el anestesiólogo, dos fajas, medicamentos, seguro y diez terapias a domicilio, éste precio es sólo orientativo. Para obtener el precio en su moneda, de un clic por favor sobre esta frase. La cirugía es distinta en cada paciente e igualmente el precio fluctúa de acuerdo al tiempo que exija el cuerpo de cada paciente.

Se puede obtener un importe definitivo luego de la apreciación del especialista antes de la cirugía. Se evalúa cada caso de acuerdo a las condiciones físicas y exámenes prequirúrgicos, determinando el plan adecuado para lograr con éxito los resultados esperados, esta primera valoración puede realizarse por medio de WhatsApp solicitándolo a través del formulario de correo que encuentra al final de este artículo.

Lo importante de la realización de una cirugía estética no es el precio (aunque influye significativamente en la decisión). Al tratarse de una intervención quirúrgica el primer aspecto que debe prevalecer es la salud del paciente. Por lo tanto es indispensable que, en primer lugar, se tomen las medidas necesarias para elegir muy cuidadosamente al especialista.

¿Por qué realizarse una lipectomía de abdomen?. Testimonio.

Uno de los cambios más importantes, además del aspecto físico, es la relación con mi pareja. La forma en la que actualmente me mira es diferente. El disfruta de mi estado emocional y eso provoca que el trato sea diferente, salimos más y hemos vuelto a hacer cosas que antes no hacíamos.

He vuelto a usar ropa que me había comprado hace unos años atrás y deje de usar, porque simplemente me quedaba mal. Disfruto de hacer  compras y me siento más segura.

No me costó demasiado tomar la decisión de operarme. En realidad, lo que pienso en este momento, es que debería haber pensado en realizarla antes, me hubiera ahorrado muchos días de enojo conmigo misma, con mi cuerpo.

Cuando entre al consultorio el Dr. Julio Gil me explicó que tenía que hacerme una liposucción con una lipectomía. Mi abdomen se veía caído, flácido y rugoso. Debía ocultarlo con blusas grandes y me sentía mucho mayor. Desde que me realicé la cirugía me quite muchos años de encima.

Volvía a trabajar a los 10 días y no sentí dolores exagerados. Creo que las molestias no han sido mayores a otros procedimientos que me he realizado que han sido, incluso, menos invasivos. Ya hace dos meses que me realicé la operación y sigo viendo cambios en mi cuerpo que me sorprenden día a día. Pienso que cualquier persona que no esté conforme con su barriga, debe tener la posibilidad de hacerse una cirugía con el Dr. Gil, es una experiencia que cambia la forma en la que uno se presenta ante el mundo.

Sandra V.

Importancia de una buena planificación

Durante el procedimiento, por lo general, se realiza una sola incisión. En la mayoría de los casos se ubica la sutura en la zona púbica del paciente de forma longitudinal, extendiéndose hacia ambos sectores pélvicos. El tamaño de la cicatriz dependerá del volumen de piel extraída. Su estructura varía de acuerdo a la estructura abdominal, procurando que las heridas sean lo más pequeñas posibles.

La lipectomía en la mayoría de los casos va acompañada de una liposucción de cintura y espalda. Es probable que se necesite retirar mediante la liposucción la acumulación de grasa excedente del torso para lograr una mejor apariencia del vientre.

De allí la importancia de la planificación de la cirugía, siendo necesario aplicar los conocimientos facultativos (requeridos para la implementación de técnicas de modelación corporal), los cuales involucran la competencia médica y las habilidades para diseño de la figura que posea el especialista.

Recomendaciones post quirúrgicas generales del Dr. Julio Gil

Previo a la alta médica, el especialista indicará las acciones requeridas para lograr una recuperación satisfactoria, entre los que se consideran:

Utilizar una faja durante el primer mes del postoperatorio, ajustando paulatinamente su tamaño para evitar la flacidez de la piel.

Prescripción de medicamentos antiinflamatorios y antibióticos. Es necesario que se realice la ingesta sin interrupciones para eliminar riesgos.

Probablemente se indique la realización de un plan alimenticio, acelerando el proceso de recuperación y manteniendo los resultados de cambio de figura obtenidos con la lipectomía.

Se agendan las fechas de las visitas posteriores para llevar el control del proceso de cicatrización.

No utilizar ropa ajustada que impida la circulación sanguínea correcta hacia la zona intervenida.

No realizar esfuerzos físicos tales como levantar elementos pesados y no realizar caminatas extensas.

Consultar de inmediato al especialista si se presenta: enrojecimiento, cambio de tamaño en la cicatriz, fiebre o algún síntoma que considere extraño.

El deseo constante de obtener un cuerpo estilizado y visualmente agradable, es uno de los factores por los que son, cada vez, más frecuentes las consultas para realizarse una cirugía estética.

La cirugía de abdomen se entiende, generalmente, como una solución estética, sin embargo en la gran mayoría de los casos la incomodidad con el propio cuerpo afecta la salud emocional de los pacientes. Cuando se aplica la técnica de la lipectomía se puede observar un cambio de autoestima y de seguridad de los individuos que logran verse satisfactoriamente al espejo.

Natalia Pepermans,
Jefe de Prensa del

Dr. Julio Gil Antorveza
Cirujano Plástico Certificado.

 

Pregunte al cirujano o solicite su cita aquí:


* Todos los campos son obligatorios




Qué desea usted?


Ciudad donde desea operarse


Adjuntar fotos: